Aceptar

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia de navegación y ofrecer contenidos y servicios de interés.
Al continuar con la navegación, entendemos que se acepta nuestra política de cookies.

Disputa teológica [ATU 924: Discussion in Sign Languaje]

Lugar / Place Murias de Puntarás (Cangas del Narcea) ASTURIAS.
Informante / Narrator Manuel López Alonso.
Recopilador / Compiler Fernando de la Puente Hevia (1991).
Correspondencias literarias / Old Literature Variants Arcipreste de Hita, Libro de Buen Amor, 54-64.
Fuente / Source Jesús Suárez López, Cuentos del Siglo de Oro en la tradición oral de Asturias (Gijón: Museo del Pueblo de Asturias, 1998), nº 44.1.
Cuento / Tale Pues era en un pueblo, y había un herrero y un cura. Y se lían los dos a jugar las cartas nel bar, y el herrero ni iba pa la fragua ni el cura a decir misa. Entonces va el pueblo y denuncia al cura, y se tiene que presentar al obispáu, y entonces, pues él nun se atrevió a ir, y dizle el herrero, diz él:

¡Voy yo por ti! Dame los hábitos y póngolos y voy yo por ti.

Pues hala, así lo hicieron, va el herrero pallá vestíu de cura, con los hábitos, y llega ahí, y dicen:

Bueno, usté tiene aquí una denuncia puesta que usté no dice misa, ¿verdá?

Sí, sí, sí, sí, yo cumplo con mis obligaciones. Todo eso es que el pueblo no se adapta a mí. No& eso, y& no eso.

Bueno, vamos a ver. Súbase usted a ese púlpito y yo a ése. Usté tiene que contestarme doble a las preguntas que yo le diga.

Vamos a ver.

Hala, subióse ahí y va el obispáu y pon un dedo. Y va el cura y dos. Y va el obispáu y ponle tres. Y va el cura y el puño. Y va el obispáu y saca una manzana del bolso y se la enseña. Va él, saca un cacho pan y tamién. Dice:

Bueno, hala, bájese, está usté espachao. Desta lo perdono, ¿eh?, pero si vuelve a venir otra denuncia nu lo perdono.

Entonces él marcha y dicen los que había allí:

Bueno, ¿qué le dijo a usté con eso?

¡Jolín, vaya un cura más preparáu! Nunca he examinao otro cura tan preparáu como éste. Le dije que había un solo Dios, y el me dijo que dos: Padre y hijo; y yo le dije que había tres personas distintas, pero él me dijo que un solo Dios verdadero; y le saqué la manzana del bolso diciéndo-y que con la manzana pecara Adan y Eva, y él me sacó un cacho pan que sicasi Dios daba pan a todos.

Y hala, vien el ferreiro pacá, taba el cura esperándolo:

¿Qué pasó?, ¿qué pasó?

Diz él:

Nada, vamos pal bar tranquilamente. ¡Hay ahí un atajo de maricones! Me mandó subime a un púlpito y él a otro, y contestale doble a las preguntas. Y díjome que me iba a meter un dido pol culo, yo le dije: "Y yo a usté dos"; y me dijo que me iba a meter tres, y yo: "Y yo a usté el puño"; y luego me dijo que yo de las manzanas dél que nun comía, y yo: "Y usté del miou pan tampouco".

Acabóuse.