Aceptar

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia de navegación y ofrecer contenidos y servicios de interés.
Al continuar con la navegación, entendemos que se acepta nuestra política de cookies.

Las tres preguntas [ATU-922: The Shepherd Substituting for the Clergyman Answers the Kings Questions]

Lugar / Place El Picarín (Les Regueres) ASTURIAS.
Informante / Narrator Manuel Valdés Rodríguez, 87 años.
Recopilador / Compiler Jesús Suárez López (1998).
Correspondencias literarias / Old Literature Variants Sánchez de Vercial, Libro de los ejemplos, 332, 392; Timoneda, El patrañuelo, 14; Juan de Luna, Segunda parte de Lazarillo de Tormes (1620), BAE, III, p. 108b-109a.
Fuente / Source Jesús Suárez López, Cuentos del Siglo de Oro en la tradición oral de Asturias (Gijón: Museo del Pueblo de Asturias, 1998), nº 43.2.
Cuento / Tale Había una casa en un monte lejos, bueno, lejos de la población, y diben cazar allí. Y entonces había

un paisano allí viviendo solo, y albergaba muchos pastores y muchos cazadores. A lo mejor cogíalos

la noche pol monte y quedaben allí, y el nun-yos cobraba nada pola comida ni nada. Yo nun sé a él

quien y la daba, pero él nun-yos cobraba nada. Y pastores que venían tarde de la majada, a lo mejor

que diben con las ovejas pa otro monte, pues llegaban tarde y claro, los animales de noche, no

viendo, andan mal. Y entós albergábalos allí tamién. Y entonces [un día] puso un cartel a la puerta

diciendo: «Aquí vive el hombre más feliz del mundo, y sin problemas». Y entonces fueron los

consejeros del rey, que antes llamaban consejeros o pajes o lo que sea, y después comisarios, y

ahora pasaron a ministros, es verdá, porque son los mismos perros con distintos collares, y

entonces fueron varios cazar, y después desque vinieron al palacio dicen:

Majestad, ¿usté sabe dónde está la casa tal, en tal sitio?

Sí, hombre, ya estuve yo allí cazando.

Y dicen:

¿Usté vio el cartel que tiene en la puerta?

Dice:

No, no, ése no lo vi.

Dicen:

Allí tiene un cartel a la puerta que dice que es el hombre más feliz del mundo, y sin problemas.

Dice:

Bueno, la casa sé onde está, y el monte tamién. Pues entonces el día que vàyais cazar voy dir yo

con vosotros. Y con tres preguntas que-y haga yo, va a dejar de ser feliz y va a tener problemas

bastantes, que yo tamién los tengo. ¡Y soy rey!

Bueno, fueron y llamáronlo pero él ¿qué conocía al rey?, como yo, yo conózcolo de vista pola tele,

pero nunca tuve con él, ¿comprendes? Y antes, ¿quién conocía al rey? No había teles, nun se vía al

rey, nun siendo que fueres a Barcelona y el viajara a Barcelona y lo vieres, o a Madrí, nada Y vien

acá y diz el rey:

Buenos días.

Buenos días.

Dice:

¿Por qué usté puso ese cartel ahí a la puerta diciendo que es el hombre más feliz del mundo, y sin problemas?

Dice:

Porque yo albergo mucha gente, cazadores, pastores&., y todos me quieren. Y yo no me meto con

nadie y hago bien a todos, y todos me quieren. Y por eso no tengo problema ninguno y soy el

hombre más feliz que hay.

Dice:

Hombre, pues ¿usté sabe con quien habla?

Diz él:

No señor, yo hablo con un hombre como yo.

Dice:

Yo soy rey, y mando en éstos.

Diz él:

Pues si manda en esos solos, entós poco manda.

Dice:

¡Hombre, no! Mando en usté tamién, y mando en toda la nación. Y vengo a cazar por aquí a ver por

qué usté tiene eso puesto ahí.

Y va y dice:

Bueno, por esto.

Y dice:

Yo soy rey y tengo problemas bastantes y no soy feliz como usté. Bueno, voy hace-y tres

preguntas. Si usté las adivina en esta semana, vuelve ser feliz y no tien problemas ninguno, pero

mientras tanto los tien.

A ver.

¿Cuántos días tardaría yo en dar la vuelta al mundo andando?

¡Qué sé yo!

Dice:

¿Y usté sabe quién lo fue, no lo es, ni nunca más lo volverá a ser?

No señor

Dice:

¿Y usté sabe cuántos kilos pesará la luna?

Bueno, otra mayor&

Pero los pastores son listos por la causa de que tán seis meses a la intemperie, en los montes, y tán

observando los astros todos, y todo lo saben. Y tenía un amigo pastor, muy amigo. Y dice:

Amigo, esta noche no cené, y hoy tovía no comí. Estoy disgustáu del todo y no sé, si sigo así, muero.

Dice:

Hombre, ¿y entós por qué?

Dice:

Porque tuvo el rey comigo y me hizo tres preguntas. Y en cuanto no las acierte, ni soy feliz y tengo

problemas bastantes.

Dice:

Bueno, eso ta bueno de resolver, eso nada. Tú vas a escribir al rey, non importa que sepas el

nombre ni que non lo sepas, ná más que la carta que vaya dirigida al rey.

Bueno.

Di tú que si se pon enriba del sol, que da la vuelta en veinticuatro horas. Y lo que dice que fue, no

vuelve a ser ni será más nunca, fue el ratón porque lo comió el gato, y ése nunca más vuelve a vivir,

¿comprendes? Y la luna, lo que pesa la luna, pues pesa un kilo, porque tiene cuatro cuartos. Y ya

está resuelto.